Pasar al contenido principal Pasar al pie de página
MENÚ

Mantenimiento de su Rolex

LAS ETAPAS DE UN SERVICIO COMPLETO

PROCEDIMIENTO DE MANTENIMIENTO DE SU ROLEX

Cualquier Distribuidor Oficial o filial de la marca puede hacerse cargo de su reloj Rolex para su mantenimiento. El personal competente registra sus peticiones en el momento en que usted entrega su reloj y a continuación, se le confía a un relojero.

EXAMEN DEL RELOJ

Su reloj es minuciosamente examinado por un relojero, que estima las operaciones que hay que realizar y establece un presupuesto. Una vez aceptado, comienza el servicio de mantenimiento.

PREPARACIÓN DEL SERVICIO

El movimiento, todavía coronado por la esfera y las agujas, se extrae de la caja, de la que se ha desprendido previamente el brazalete. Movimiento, caja y brazalete van a seguir caminos diferentes durante el proceso de mantenimiento, antes de volver a montarlos al concluir el servicio.

DESMONTAJE DEL MOVIMIENTO

El movimiento se desmonta por completo y todos los componentes se examinan con atención. Los que no cumplen con los criterios de Rolex se sustituyen sistemáticamente.

LAVADO DE LOS COMPONENTES DEL MOVIMIENTO

Todos los componentes se lavan en una máquina de ultrasonidos mediante un baño que elimina la más mínima impureza.

MONTAJE DEL MOVIMIENTO Y LUBRICACIÓN

Los componentes se secan y a continuación el movimiento se vuelve a montar por completo y se lubrica.
El relojero ajusta una primera vez el movimiento de acuerdo con los criterios de la marca.

ACABADO DE LA CAJA Y DEL BRAZALETE

La caja se desmonta por completo y la carrura, el bisel, el fondo y el brazalete se pulen o satinan, en función del acabado original. Estas sutiles operaciones exigen una gran destreza y delicadeza.

MONTAJE DE LA CAJA

Una vez reavivados y limpios, los elementos de la caja se vuelven a montar y las juntas de hermeticidad se reemplazan. Se pone a prueba la hermeticidad de la caja.

ENCAJADO DEL MOVIMIENTO

El movimiento, sobre el cual se han vuelto a montar la esfera y las agujas, se coloca en la caja después de que el relojero haya efectuado un riguroso control técnico y estético de todos los elementos.

PRUEBA DE PRECISIÓN

Tras encajar el movimiento, se evalúa una vez más la precisión cronométrica. El relojero procede con los últimos ajustes para que cumpla con las exigencias de Rolex.
A continuación, el relojero enrosca el fondo de la caja y seguidamente el reloj se pone a prueba, al menos durante veinticuatro horas. Esta prueba, propia de la marca, permite verificar el buen funcionamiento de su movimiento.

PRUEBA DE HERMETICIDAD

La hermeticidad del reloj se controla con ayuda de una prueba realizada en el agua bajo presión y, a continuación, se vuelve a montar el brazalete en la caja.

CONTROL FINAL

El reloj ya está preparado para un control final. Durante el mismo, el relojero comprueba que sus funciones estén perfectamente operativas y que su estética sea impecable.

DEVOLUCIÓN DEL RELOJ

Al concluir el servicio, se le devuelve el reloj en un estuche protector. El servicio tiene una garantía internacional de una duración de dos años que cubre tanto las piezas como la mano de obra.

UN SERVICIO DE PRIMER NIVEL

Rolex se compromete plenamente a ofrecer a sus clientes un servicio posventa de primer nivel. Gracias a la exigencia y al savoir faire de nuestros relojeros, su reloj Rolex puede mantenerse en el tiempo conservando una excelente fiabilidad y, al mismo tiempo, un brillo impecable.




Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Clic AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar” o configurarlas o rechazar su uso clicando AQUÍ

Configuración de cookies